lunes, mayo 08, 2006

Cataviña, B.C.

Donde las vacaciones empiezan de verdad.
Fotografías: Lula Góngora/Antonio Carbajal


La carretera Mex 1 parte de Tijuana bordeando el Pacífico hacia el sur mientras pasa por Rosarito, Ensenada, San Quintín y poblados intermedios. A partir de El Rosario se interna en la península para alcanzar el eje central de la misma en el pequeño poblado de Cataviña 29º43.68 114º43.13. Este es tal vez el lugar que hemos visitado y recorrido con más prisa ya que sólo lo tocamos de paso mientras viajamos a algunos sitios al sur de la península, no obstante ha dejado en nosotros recuerdos imborrables por la amplia y ruda belleza de sus paisajes.

En la zona de Cataviña comienza el desierto con su peculiar vegetación de gigantescos cardones y otras cactáceas entre rocas calientes, bajo un cielo de intensísimo color azul. Este recodo del camino constituye un excelente descanso para bajar del automóvil y estirar las piernas mientras contemplamos los colores y formas del paisaje, cosa difícil mientras conducimos. Y aprovechando el momento, podemos también visitar las pinturas rupestres que se encuentran muy cerca de la carretera.

La discreta bifurcación para las pinturas está en 29º43.731N, 114º43.137W. Hay que pagar una cuota simbólica, dejar el automóvil y trepar por las piedras hasta el letrero que es visible desde abajo. No hay forma de perderse. Una vez arriba, se tiene una vista panorámica del jardín desértico, palabras que parecen contradictorias pero es que, a no ser por las piedras blancas-grises, el verde sería el color dominante. Y si tienes la suerte de llegar después de las breves lluvias verás florecer a los cactos y a los arbustos, toda una visión. Lleva tu cámara.


Un poco más delante se encuentra el Trailer park, un excelente hotel y la gasolinería. Si esta está cerrada, regularmente puedes comprar combustible de los revendedores que encontrarás junto a la carretera con sus característicos tambos, cubetas y mangueras. Venden un poco más caro, pero la calidad del combustible es normal y nos sacan de apuros en un momento de escasez. Es un buen consejo llenar el tanque del auto cada vez que esto es posible para evitar una preocupación innecesaria.

Vale la pena detenerse en este lugar y comenzar a disfrutar de a poco en poco, la permantente paz del desierto mientras avanzamos al sur de la península sea cual fuere nuestro destino. Particularmente, Lula y yo sentimos al pasar por este lugar ese clic que nos hace sentir, por fin, que han iniciado nuestras vacaciones.

6 comentarios:

Luzye dijo...

Hola. Mientras trataba de planear un paseo para este fin de semana, me encontré con su blog. Muchas gracias por las fotos y sobre todo la detallada descripción de cada lugar. Saludos desde Mexicali y que sus viajes continuen =)

A. Carbajal dijo...

Gracias a tu Luzye, por tu comentario :)

eduardo dijo...

Hay peyote???

A. Carbajal dijo...

Hey.... hmm. Tengo que investigar eso...

Brenda Guzman dijo...

Me encanto la pagina, y las fotos. Y si me permites, solo quiero hacer un pequeño comentario: a menos que mi maestro de botanica me haya mentido, los Sahuaros, son exclusivos del desierto en el estado de Sonora y Arizona. Los grandes cactus de Cataviña son Cardones. Son un ejemplo de lo que se conoce com convergencia evolutiva. Un saludo y gracias por compartir tu pagina :)

A. Carbajal dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Brenda. Tienes razón, ya Don Federico, del Valle de Guadalupe, nos habia hecho la observación pero por una cuestión de costumbre seguíamos usando indistintamente los nombres de cardón y sahuaro, pero estoy de acuerdo en que aunque seamos tan coloquiales también tenemos la obligación de ser correctos en estos detalles. Doblemente agradecido.